Desprendimientos en la Ciutat de les Arts


UNA REFLEXIÓN SOBRE LA “ARQUITECTURA DE POSTAL

Auditorio Reina Sofia El complejo de la Ciutat de les Arts i Les Ciències de Valencia se ha convertido, más allá de juicios sobre su idoneidad o necesidad o coste, en un enclave principal de la ciudad, tanto a nivel turístico como de proyección exterior.

Dentro de este conjunto, el auditorio Reina Sofía es posiblemente el edificio más conocido, por sus formas nada ortodoxas y enormes dimensiones

Sin embargo, de un tiempo a esta parte, el edificio es noticia debido a desprendimientos del “trencadís” de revestimiento que han ocasionado su cierre temporal, suspensión de actividades en la zona, reparaciones costosísimas, cruce de declaraciones entre actores intervinientes y dudas sobre la mejor solución a adoptar.

La magnitud mediática del hecho viene agravada por la poca antigüedad de las obras (inauguradas en 2005), por el elevadísimo coste de construcción (por encima de los 100 millones de euros sólo este edificio), por ser el arquitecto una figura destacada a nivel internacional (si bien es cierto que algunos de sus proyectos han resultado bastante polémicos como en Bilbao o Venecia) y por venir a sumarse a otros problemas antes aparecidos (goteras y mala visibilidad de algunas localidades).desprendimientos ciutat Arts

Sin entrar en temas técnicos, parece claro que el desprendimiento se debe a diferentes dilataciones entre materiales (el trencadís y las chapas metálicas que hacen de soporte), agravado por la forma curva de los paramentos, por las pocas juntas entre paños, por el gran soleamiento del emplazamiento y por la incompatibilidad de base entre estos materiales.

 

 

Todo esto me lleva a platearme una serie de preguntas.

¿Es conveniente plantear hitos arquitectónicos por doquier buscando notoriedad y publicidad o se deberían platear edificios que respondieran a las necesidades de la población de su entorno?

¿Debemos proponer arquitecturas espectaculares y gigantescas, asumiendo el gran coste económico que suponen, o entender el edificio como un continente en el que desarrollar una actividad siendo ésta y no el edificio la que deba acaparar nuestra principal atención?

¿Hemos de confiar el buen funcionamiento de las soluciones constructivas a las grandes innovaciones tecnológicas a nuestro alcance o sería más sensato plantear soluciones constructivas más racionales que no requieran de alardes técnicos para garantizar su fiabilidad?

¿Deben los edificios plantearse como un ente independiente para ser ubicado en cualquier emplazamiento o es el propio emplazamiento el que debe condicionar el diseño del edificio tanto a nivel de forma como de materialidad?

Poned vosotros respuesta a las preguntas.


Un comentario en “Desprendimientos en la Ciutat de les Arts

  • Daniel Baixauli

    Muy apropiado el comentario. Saludos y sigue con esto. De ahora en adelante entraremos para estar informados.

Comentarios cerrados