Abre tu negocio de manera fácil y rápida


DESDE MAYO Y POR DECRETO.

Con la publicación del Real Decreto Ley 19/2012 de medidas urgentes de liberalización del comercio y de determinados servicios, el 26 de mayo de este año, entra en vigor una normativa que acaba con la penuria burocrática existente en nuestro país para poder iniciar nuestra aventura como pequeños empresarios y poner en marcha un pequeño negocio.

Conscientes de las dificultades administrativas que cualquier emprendedor tiene, la Unión Europea ha impuesto una directiva comunitaria que facilite la apertura de un pequeño negocio con la simple comunicación a la administración municipal, por medio de lo que se ha dado en llamar una “declaración responsable”.declaracion-responsable

Simplificación de trámites. Así es. Si anteriormente era necesaria la tramitación de una licencia de actividad y esperar pacientemente, a veces incluso hasta un año, a tener el beneplácito del Ayuntamiento de turno, ahora el trámite se simplifica. Conscientes de la enorme cantidad de ciudadanos en situación complicada y voluntariosos de iniciar una nueva andadura con la apertura de un pequeño negocio, se invierte el proceso, de tal modo que, al instante de comunicar al Ayuntamiento la voluntad de abrir el negocio, con un simple escrito, éste puede abrir sus puertas al público.

Manos a la obra. No quiero decir con lo anterior que el local no deba cumplir la normativa que le sea de aplicación, pero veréis que la nueva situación es ventajosa.

En primer lugar damos por sentado que tenemos un local para ejercer la actividad. En función de las necesidades del negocio y de las características del propio local, necesitaremos hacer algunos trabajos de adecuación, lógicamente. Si la intervención no conlleva obras de ampliación o estructurales, no necesitamos licencia ni autorización previa municipal.  Es conveniente contar con la participación de un profesional experto en este tipo de actuaciones (Interiorista, Arquitecto o Ingeniero, de grado Superior o Técnico).

Algún consejo. Previo al inicio de la actividad, deberemos presentar la “Declaración Responsable” en nuestro Ayuntamiento. Si el Ayuntamiento no tiene el impreso en cuestión, lo redactaremos con nuestros datos, indicando que abrimos el negocio bajo nuestra responsabilidad y que cumpliremos la normativa que sea de aplicación. Yo aconsejo aportar también un pequeño proyecto (algo muy sencillo) en el que se justifiquen las características del local y el cumplimiento de las normas exigibles (de ahí la importancia de la intervención del profesional anterior).  Este trámite tan simple y rápido nos habilita para abrir inmediatamente nuestro negocio y cruzar los dedos para que vaya bien.

Con posterioridad será la Administración la que inspeccionará el local y velará por el cumplimiento de dicha normativa, pero con la actividad en marcha.

Detalles a considerar. Esta normativa es de aplicación para todos los locales cuya superficie útil de exposición y venta al público no exceda de 300 metros cuadrados, y para la mayoría de negocios que conocemos (tiendas de ropa, calzado y confección; comercios de alimentación y droguería, vehículos, hogar, materiales de construcción, agencias de viaje, promoción inmobiliaria, lavanderías, peluquerías e institutos de belleza, fotografía, etcétera.). No se incluyen aquellos considerados de pública concurrencia, como bares, restaurantes y discotecas, que tienen una normativa específica.

Enlace. http://www.boe.es/boe/dias/2012/05/26/